RENÉ DESCARTES (1596 – 1650)

CONTEXTO DEL PENSAMIENTO CARTESIANO
  • El pensamiento de Descartes está directamente ligado a su biografía:
    • nace en La Haye (Francia) en el seno de una familia católica de juristas
    • estudia en el colegio jesuita de La Flèche: enseñanza muy práctica/científica, pero también teórica, de fuerte influencia agustina y escolástica
    • aunque estudia Derecho en Poitiers, sus intereses científicos le llevan a enrolarse voluntariamente en varios ejércitos durante la guerra de los 30 años, que enfrenta a católicos y protestantes en muchos lugares de Europa, para ampliar sus conocimientos de mecánica (caída de graves -proyectiles-, fortificaciones, etc.) y medicina (también hace vivisecciones a animales)
      • la carencia de un método seguro de conocimiento en el Renacimiento (magia, alquimia, …) sume a Europa en una gran duda ante los descubrimientos del Nuevo Mundo, el ascenso de la burguesía y la gran diversidad de sistemas ético-religiosos. Se plantean varias salidas:
        • los católicos tratan de salvaguardar el poder papal y su legitimidad como guía moral de las almas
        • los protestantes reclaman que cada príncipe y cada persona pueda interpretar las enseñanzas de la Biblia individualmente
        • ante la carencia de método y como rechazo a las guerras de religión surgen círculos de escépticos, que rechazan la posibilidad de un conocimiento verdadero incontrovertible, postulando que toda verdad es relativa
    • Descartes entra en contacto, en Holanda, con el físico y matemático Isaac Beeckman y, al año siguiente (1619), con la orden esotérica de los Rosacruz, cuyo objetivo era desarrollar la ciencia para mejorar la condición humana
      • el 10 de noviembre de 1619 Descartes tiene tres sueños (Olympica) cuya interpretación le lleva a dar sentido a su vida: se dedicará a buscar el modo de alcanzar conocimientos absolutamente ciertos para el beneficio de la humanidad
    • de vuelta a Francia, a París, entra en contacto con el círculo libertino y escéptico del matemático, astrónomo y físico atomista Pierre Gassendi
      • Descartes se enfrenta a ellos, defendiendo que sí existe la verdad incontrovertible y que todo el mundo puede llegar a ella aplicando su método de conocimiento, el cual no se basa en interpretaciones de la Biblia (disputas entre católicos ni protestantes)
        • se va a Holanda (libertad de culto religioso) a concretar su método de conocimiento: con él espera resolver todas las guerras, disputas y desgracias de la humanidad
RACIONALISMO
  • Descartes es el padre de la Modernidad, no tanto por sus aportaciones científicas y filosóficas, que fueron superadas rápidamente, como por el método de conocimiento que propugna y que sigue vigente hoy en día
    • el cartesianismo o Racionalismo se difunde por toda Europa como método de enseñanza:
      • la importancia de las ideas claras y sencillas
      • el poder de la intuición como luz de la verdad [platonismo, agustinismo]
      • la objetividad como representación para la propia razón [sujeto/objeto]
      • el desarrollo de un método matemático que proporciona certeza
 
REGLAS PARA LA DIRECCIÓN DEL ESPÍRITU (1628)
     UNIDAD DEL SABER
    • “todas las diversas ciencias no son otra cosa que la sabiduría humana, la cual permanece una e idéntica, aun cuando se aplique a objetos diversos, y no recibe de ellos más distinción que la que la luz del sol recibe de los diversos objetos que ilumina” (Regla I)
     MÉTODO
    • “una serie de reglas ciertas y fáciles, tales que todo aquel que las observe exactamente no tome nunca a algo falso por verdadero, y, sin gasto alguno de esfuerzo mental, sino por incrementar su conocimiento paso a paso, llegue a una verdadera comprensión de todas aquellas cosas que no sobrepasen su capacidad”
    • representacional: las cosas que percibimos son reales o verdaderas solo en la medida en que las podemos construir como objeto de conocimiento racional por parte de un sujeto (objeto/sujeto)
      • para ello hay que atender a sus cualidades primarias (matematizables, cuantificables), no a las secundarias (no mensurables)
    • los objetos han de ajustarse a la ley de la mente: el proceder matemático (geométrico) de la propia Razón
    • proporciona certeza:
      • no solo es necesario llegar a la verdad, sino también al reconocimiento psicológico de que esta es incontrovertible, que no se puede dudar de ella, lo cual solo la geometría lo puede ofrecer
        • hay certeza cuando determinado “saber” se pliega a la estructura de nuestro pensamiento
        • no hay grados de verdad: sólo lo absolutamente cierto es verdadero, y lo que no es verdadero es absolutamente falso.
    • desde el modelo matemático (mathesis universalis): las matemáticas, el orden, la medida, son las que pueden proporcionar un conocimiento cierto sobre absolutamente todo
      • el conocimiento humano se equipara al divino gracias a la Razón universal

     MODOS DE CONOCIMIENTO

    • intuición: “entiendo por intuición no el testimonio fluctuante de los sentidos o el juicio falaz de una imaginación que compone mal, sino la concepción de una mente pura y atenta tan fácil y distinta, que no quede duda ninguna sobre lo que entendemos; es decir, la concepción no dudosa de una mente pura y atenta, que nace de la sola luz de la Razón y que por ser más simple es más cierta que la misma deducción” (Regla III) [intuición = conocimiento inmediato de algo]
      • claridad: la cosa se presenta o manifiesta de forma destacada sobre lo demás (vs. oscuridad)
      • distinción: la cosa está perfectamente delimitada y distinguida en sus partes (vs. confusión)
    • deducción: entre unas naturalezas simples y otras, entre unas intuiciones y otras, aparecen conexiones que la inteligencia descubre y recorre por medio de la deducción. La deducción es una intuición sucesiva de las naturalezas simples y de las conexiones entre ellas.
     PROCESOS DEL CONOCIMIENTO
      • análisis: descomposición de la cosa hasta llegar a los elementos simples
      • síntesis: reconstrucción deductiva de lo complejo a partir de lo simple
     REGLAS DEL MÉTODO
    • evidencia: “no recibir jamás por verdadera cosa alguna que no la reconociese evidentemente como tal; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención y no abarcar en mis juicios nada más que aquello que se presentara a mi espíritu tan clara y distintamente que no tuviese ocasión de ponerlo en duda” (Discurso del método)
    • análisis: “dividir cada una de las dificultades que examinara, en tantas parcelas como fuere posible y fuere requerido para resolverlas mejor” (Discurso del método)
    • síntesis: “conducir por orden mis pensamientos, comenzando por los objetos más simples y más fáciles de conocer para subir poco poco, como por grados, hasta el conocimiento de los más complejos, incluso suponiendo un orden entre aquellos que no se preceden naturalmente los unos a los otros” (Discurso del método)
    • recuento: “hacer en todo enumeraciones tan completas y revisiones tan generales que quedase seguro de no omitir nada” (Discurso del método)
     TEXTO INACABADO
    • regla XII necesidad de salida empírica (sentidos e imaginación) para explicar la luz, que no se deja matematizar
 
TRATADO DEL MUNDO Y DE LA LUZ (1633 – no publicado)
  • Descartes aplica su método para demostrar que desde las leyes de la Razón pueden ser conocidos todos los fenómenos del mundo 
  • el nacimiento y desarrollo del universo mundo es explicable única y exclusivamente desde los principios de la Razón (no es necesario postular la intervención de ninguna entidad divina):
    • principios del conocimiento: relaciones cosas → relaciones ideas
    • principios metafísicos de la física: materia = extensión
    • principios del movimiento: inercia y conservación
    • leyes particulares: gravedad, mareas, transmisión mecánica del movimiento por empuje [no existe el vacío vs. Gassendi]
  • comparación del mundo posible con el mundo real para mostrar la coincidencia: método hipotético-deductivo
  • la condena de Galileo al postular el heliocentrismo, que también Descartes defiende en este tratado, le lleva a dedicarse a tratar de probar la validez del método ante los ojos de la Iglesia
    • aquí comienza su etapa estrictamente filosófica, elaborando una metafísica justificativa de su método
 
DISCURSO DEL MÉTODO (1637)
  • publicado de forma anónima en Holanda como prólogo a tres tratados científicos sobre dióptrica, meteoros y geometría
  • trata de pulsar el ambiente intelectual y religioso ante las ideas metafísicas que desarrolla para justificar su método
 
MEDITACIONES METAFÍSICAS (1641)
  • están escritas en latín, pues se dirigen directamente a la jerarquía de la Iglesia católica para que estime la validez metafísica de su método de conocimiento
  • meditación primera: duda metódica como remedo de argumentación escéptica precisamente para rechazar las conclusiones escépticas
    • duda de los sentidos en general, pues a veces nos engañan
    • duda de los datos inmediatos que percibimos, como que estoy aquí, que estas manos son mías; pero eso solo lo dudan los locos
    • no obstante puede que estemos soñando y, entonces, nada de lo que percibimos sea real
    • pero incluso en los sueños no se deforma todo aquello que se deja matematizar, es decir, se cumplen las verdades matemáticas
    • aunque estas verdades matemáticas puede que sean un producto de nuestra mente que no tienen nada que ver con el mundo
    • pero Dios, que es omnipotente e infinitamente bondadoso, y nos ha creado a su imagen y semejanza, no pudo permitir que nos engañásemos de esa manera sobre el mundo exterior a nuestra mente
    • no obstante, puede que haya un genio maligno que nos engañe incluso con las matemáticas y todo lo mensurable, haciéndonos creer lo contrario de lo que es
  • meditación segunda:
    • habiendo dudado de todo, hay una cosa de la que no puedo dudar: de que dudo
      • para poder dudar he de existir: “pienso, [luego] existo”
        • copia la fórmula de San Agustín: “si me equivoco, soy” [está justificando su método utilizando los propios argumentos de la doctrina católica]
      • “pienso, existo” es una proposición indudablemente verdadera, pues se presenta con total claridad y distinción
        • es la primera intuición, la primera verdad con certeza a partir de la cual debería poder deducir el resto de verdades
        • pero la intuición de que existe y piensa no le permite deducir nada más allá de que existe y piensa: “no admito que exista otra cosa en mí a excepción de la mente”. [solipsismo: “forma radical de subjetivismo según la cual solo existe o solo puede ser conocido el propio yo” (D.R.A.E.)]
  • meditación tercera:
    • Descartes busca una salida al solipsismo:  examina aquello que piensa (duda, afirma, niega, desea, rechaza, imagina, siente) para tratar de encontrar algo que tenga existencia fuera de él

      • distingue tres tipos de ideas:
        • adventicias: parecen proceder del exterior, pero no lo podemos asegurar, pues no se nos presentan de manera clara y distinta
        • facticias: son las creadas por uno mismo, pero no suelen parecerse a nada supuestamente exterior, por lo que también cabe la duda sobre ellas
        • innatas [“infinito”, “perfección”]
          • son ideas que se nos aparecen directamente en el pensamiento como objetivas (referidas a un objeto exterior), claras y distintas
          • concretamente, las ideas de “infinito” y “perfección” no pueden haber sido causadas por nosotros porque  la causa siempre tiene que ser mayor que el efecto, y estas ideas superan nuestras limitaciones e imperfecciones
          • entonces no estamos solos, sino que tiene que haber alguien infinito y perfecto que haya creado estas ideas, es decir, alguien proporcionado a ellas [la causa ha de ser igual o incluso más perfecta que el efecto: aire tomista] , y que nos las haya introducido en nuestro pensamiento:  Dios
            • Descartes utiliza otros argumentos escolásticos para demostrar la existencia de Dios
          • puesto que Dios es perfecto, también es bueno, por lo que no nos pudo crear de manera que nuestros sentidos nos engañasen acerca de la realidad del mundo exterior y no pudo permitir ningún genio maligno
            • Dios acaba con la duda, pues es quien garantiza la existencia de la realidad extramental así como la veracidad de nuestros conocimientos referidos al mundo exterior
  • meditación cuarta:
    • Descartes vuelve a sostener que se puede estar seguro de la existencia de la realidad externa
      • el error proviene de la voluntad, que realiza juicios dejándose llevar por ideas oscuras y confusas
      • la voluntad ha de someterse a la razón
  • meditación quinta:
    • nueva demostración de la existencia de Dios basada en el argumento ontológico de San Anselmo
    • también utiliza la dicotomía tomista de esencia-existencia para argumentar que la esencia de Dios implica su existencia
  • meditación sexta:
    • Descartes distingue tres clases de substancias (“aquello que no necesita de otra cosa para existir”):
      • res cogitans:
        • su atributo [propiedad principal, naturaleza o esencia] es el pensamiento (sustancia pensante, alma, mente, yo), que es inextenso e inmaterial
        • sus modos [diferentes formas de darse de los atributos] son la imaginación, la voluntad, la memoria y el pensamiento en sentido estricto
      • res extensa:
        • su atributo es la extensión (profundidad, anchura y longitud)
        • sus modos son el movimiento, la figura, el tamaño, etc. (todas aquellas propiedades mensurables, matematizables, es decir, que se ajustan al procedimiento de la Razón [cualidades primarias vs. cualidades secundarias])
      • substancia infinita: Dios (causa última de las otras dos [propiamente hablando sería la única substancia])
        • sus atributos son la necesidad, la infinitud, la bondad, etc.
    • con ello sostiene su antropología dualista:
      • el hombre está compuesto de res cogitans (alma, ideas) que mueve su res extensa (cuerpo)
        • el punto de comunicación entre las dos substancias es la glándula pineal

TRATADO SOBRE LAS PASIONES DEL ALMA (1649)

  • comienza como tratado de fisiología [su única hija había muerto por enfermedad en 1640]
  • las pasiones remiten a las fuerzas animales del cuerpo (tristeza, cólera, alegría; deseo, esperanza, temor, amor, odio; libre albedrío)
    • agitan a la voluntad y hacen al alma esclava e infeliz
    • por ello han de someterse a la Razón
      • la Razón conducirá al libre albedrío hacia la verdad y a elegir el bien en base a ideas claras y distintas
      • con ello obtendremos felicidad
  • no obstante, aún no hay un desarrollo del conocimiento tal que nos permita curar todas las enfermedades y servirnos de una ética potente que evite las guerras
    • Descartes ofrece una moral provisional hasta que la Razón se imponga en todo el mundo:
      • obedecer las leyes y costumbres de nuestro país, conservando su religión y con arreglo a las opiniones más moderadas
      • ser firme y resuelto con las propias opiniones para superar la incertidumbre y las indecisiones
      • gobernarse a uno mismo y no dejar que la fortuna, el azar o los demás gobiernen nuestros deseos
      • cultivar la Razón y avanzar todo lo posible en el conocimiento de la verdad siguiendo el método que él enseñó

 

Canción “Le discours de la méthode” de la banda francesa Diabologum  (en su disco “C’était un lundi après-midi semblable aux autres”, de 1993)

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Esquemas de los autores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *